jueves, 12 de marzo de 2009

¿EL VINO ES UN ALIMENTO O UNA BEBIDA ALCOHÓLICA?

Hay muchas personas relacionadas con la industria vinícola que les gusta hablar más del vino como un alimento que como una bebida alcohólica. Haciendo siempre mas énfasis en que es un producto natural, que tiene un alto valor nutricional y que es bueno para la salud. Todos estos son aspectos positivos que alejan al vino de la imagen negativa que tienen de forma general las bebidas alcohólicas, cuyo consumo en exceso puede ser nocivo para la Salud. Es una manera sutil de decir: “consuma más vino, en lugar de otras bebidas, pero no en exceso” que tiene como finalidad aumentar las ventas del vino de una manera “responsable”.

Según la Unión Europea, el vino se define como el producto obtenido exclusivamente por fermentación alcohólica, total o parcial, de los frutos de la vitis vinífera frescos o ligeramente pasificados, estrujados o no, o de mosto de uva. En pocas palabras, el vino es el resultado de un proceso natural donde el azúcar presente en la uva se transforma en alcohol etílico (etanol) gracias a la acción de las levaduras. Si el vino es una bebida que contiene alcohol (8,5 – 15 % v/v) entonces es una bebida alcohólica.

Por otro lado, un alimento es una sustancia (solida o liquida) normalmente ingerida por el hombre con fines nutricionales: regulación del metabolismo y mantenimiento de las funciones fisiológicas, como la temperatura corporal y/o con fines psicológicos: satisfacción y obtención de sensaciones gratificantes. Es decir, uno se alimenta tanto por obtener nutrientes y energía que como por placer.

La finalidad psicológica del vino esta ampliamente confirmada, se bebe para satisfacer y obtener sensaciones gratificantes, solo por esto ya se podría considerar al vino como un alimento. Ahora bien, desde el punto de vista nutricional basándonos en su composición, el vino tiene más de 2000 componentes, donde destacan principalmente el agua y el alcohol, azucares, algunas vitaminas, potasio, calcio, entre otros. Su concentración varía según la variedad de uva, las técnicas de cultivo y las de elaboración. El vino aporta energía y nutrientes, por lo tanto es un alimento.

Pero no es cualquier alimento, también se le ha llegado a clasificar como un alimento funcional ya que también tiene componentes, como los polifenoles, a los que se les ha demostrado un efecto beneficioso para la salud, al prevenir, disminuir o retrasar determinados procesos patológicos. El vino siempre ha tenido quien lo ame y quien lo odie.
Yo creo que el vino es una bebida única, que es tan buena para el cuerpo y como para el alma, siempre y cuando se beba con moderación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada